Visita Bodegas Divina Proporción

Este fin de semana hemos estado visitando una bodega toresana, Divina Proporción que elabora vinos tintos D.O. Toro con la variedad autóctona Tinta de Toro 100%. Construida en el 2009, esta bodega familiar situada a 100 metros del río Duero, ha conseguido fusionar la tradición vitícola de la zona y el modo de elaboración moderna e imagen innovadora, ¿El resultado? Unos vinos con carácter y nombre propio, que sin duda, no pasan desapercibidos.

Actualmente cuentan con cuatro vinos, uno de ellos me encanta, y os he escrito un post hace unos meses (podéis leerlo AQUÍ). Se trata del 24 mozas, que he tenido el placer de probarlo in situ junto al resto de vinos de la bodega:

  • Madremía: Es el vino principal de la bodega, muy frutal, procedente de viñedos de 40 años, ha permanecido en barricas de roble francés y americano durante 9 meses, como bien nos ha explicado el enólogo de la bodega Javi Manzano.

  • Abracadabra: El vino más selecto de la bodega, procedente de cepas de más de 80 años. El más potente de todos, con el sabor más clásico de un vino de Toro propiamente dicho. 14 meses en barrica nueva. El nombre proviene de la “magia” que hacen en la bodega para crear este espectacular vino, como nos contaba Máximo San José de la Rosa, propietario de Bodega.

  • 24 Mozas: 6 meses de crianza en barrica (80% de roble americano y 20% francés). Claramente un homenaje a la ciudad de Toro, con un diseño precioso, toda una obra maestra y un sabor muy agradable y afrutado.

+ INFOhttp://parpayuelayespuela.com/la-espuela/24-mozas-2014/

  • Encomienda de la Vega: “El pequeño” de la bodega. De cepas de Tinta de Toro de al menos 20 años, ha permanecido en barricas de roble francés y americano durante seis meses.

Posteriormente, hemos comido en la propia bodega, con unas vistas maravillosas a los viñedos, un menú con platos típicos de la zona, como el arroz a la zamorana, y muy contundente, maridado, como no, con dos botellas de Madremía y 24 mozas. Apto para fartones.

La visita a esta bodega merece mucho la pena, no sólo por el menú tan completo con degustación y explicación en la sala de barricas, sino por el enclave perfecto en el que se sitúa Divina Proporción y el paisaje que la rodea, se respira un ambiente especial, hogareño, que te hace sentir como en casa, además del personal, atentos, amables, y muy profesionales, estuvimos encantados y seguramente repetiremos. Yo ya tengo mi botella de Abracadabra en casa, esperando ansiosa el momento de abrirla…

Vino de Toro, medicina para todo.

Refranero Toresano

 

Share

Deja un comentario

Share
Translate »